Archive for the ‘Introviaje’ Category

Epílogo madrileño y final del blog

noviembre 19, 2009

Ya hace casi cuatro semanas que volví de Mi Gran Viaje. Y aun sigo descolocado. No tanto como la primera semana, que fue un autentico flipamiento continuo, un solemne “jet lag vital”, mi cuerpo estaba aquí pero “mi espíritu” (entendiendo este metafóricamente y no metafísicamente) aun seguía con la mochila al hombro, pateando ciudades y cogiendo autobuses por América del sur. Parte de mi aun no había vuelto, y aun hoy me falta un cachito.

(La Gran Vía madrileña vista desde uno de mis cafés fetiches, y secretos.)

Y fue curioso volver donde siempre pero contemplarlo como un lugar nuevo, como una ciudad más del viaje, la última. Y flipabas con las pequeñas cosas que no recordabas, los pequeños detalles cotidianos olvidados, y era entrañable, y te sorprendías por todo. Pero lo más bonito fue reencontrarme con mi familia y mi gente. Fue muy emocionante la llegada y los reencuentros, la acogida, los besos y los abrazos. Llegue a las seis de la mañana a Madrid y mi familia me fue a buscar al aeropuerto y después me dieron un desayuno sorpresa con toda la familia, que estaba escondida en casa, un pedazo de desayuno familiar con sus porras y sus churros, su chocolatazo, y su tomatito rayado para untar en pan con aceitito de oliva… Ah! y en la puerta de casa habían colocado una flecha amarilla, la última de Mi Gran Viaje.

Algo divertido de los reencuentros fue que me di cuenta de que el viaje es una cosa tan grande que no cabe en una pregunta ni tampoco en una respuesta. Y es que me encontraba con mi gente y después de los saludos y besos de rigor se quedaban un poco parados y me decían – Bueno, ¿y… qué tal?- y yo acababa respondiendo –Pues… bien-, y si acaso añadía –contento-, y ahí se quedaba la cosa del viaje, luego hablábamos de lugares y personas comunes, aunque había muchos que te decían eso de –que suerte, que gran experiencia-, esta ha sido la expresión más repetida junto a la pregunta de ¿Cuál ha sido el país que más te ha gustado durante el viaje?, a lo que yo respondía rotundamente que la India. Es complicado preguntar por un año de vida tan inusual y es muy difícil dar una respuesta que abarque trece meses de viaje y de vida.

(Pintada reveladora en la esquina de la calle Santa María con Costanilla de los Desamparados, barrio de Las Letras.)

Y también me reencontré con mi Madrid. Ese Madrid que huele a bocata de calamares y a café con leche en vaso de caña. Volví a mis calles. Unas calles donde se respiraba esa dureza urbana típica de la vieja Europa. Ya no me acordaba del estrés, de las prisas compulsivas y de “los replicantes con los esfínteres apretaos”, y de lo aburridos que somos los europeos, se acabaron los colores vivos y alegres, todo se inundo de abrigos oscuros y urbanitas sofisticados de líneas rectas. Aquí hace tiempo que la espontaneidad sucumbió a lo políticamente correcto, a la pose y al estatus, lamentablemente cada vez somos más europedos y menos ibéricos, menos nosotros, menos sur.

Y además me encontré con una sociedad muy tristona y negativa con todo el tema de la crisis y la corrupción política. Junto a la habitual rutina se palpa en el ambiente el miedo a perder el trabajo por la jodida crisis, o a no encontrarlo. Las cosas nunca fueron boyantes por aquí pero ahora aun van peor, aunque yo ya he decidido aislarme de todo ese runrún pesimista y catastrofista de fondo, hay mucha neura y mucho miedo inyectado mediáticamente. Una nueva gripe A. Y es que para alguien que ha recorrido países tan pobres como la India te cuesta encajar la idea de crisis en medio de toda nuestra opulencia material. Ya se sabe que viajar relativiza, y el viajero siempre fue y será un peligroso mensajero de realidades lejanas que pone en duda los paradigmas locales.

(Calle de Santa María, en el barrio de Las Letras, quizás mi calle favorita de Madrid.)

Resumiendo, se podría decir que los primeros días de la vuelta fueron una mezcla entre el shock por el cambio radical de vida y el disfrute de la situación excepcional que supone volver a tu ciudad después de trece meses de viaje. Lo recomendable, y lo mejor, es relajarse y disfrutar de todas esas sensaciones y situaciones, no oponerse, eso, y mucha paciencia con el futuro inmediato. Ir paso a paso, poco a poco. Aun así, todavía siento que debe “reposar el arroz” de todo lo que me ha ocurrido durante este último año. En el fondo aun no se qué ha significado este viaje para mí, me falta perspectiva. Ya veremos.

Pero estas últimas cuatro semanas han tenido más cosas a parte de la vuelta del viaje y los reencuentros. También llego Roberta a Madrid y nos fuimos directamente a vivir juntos, otro viaje, ya hemos encontrado un apartamento muy cuco en el centro. Y yo me he matriculado en la universidad. Y ya estamos buscando los dos trabajo. Como veis son muchas cosas en muy poco tiempo y esto ha hecho que el viaje se vaya disipando y archivando aun más rápido. Ya es pasado. Ley de vida. Solo quedaba acabar el blog.

(Una de las grandes sorpresas de la vuelta. Este libro de la foto es el regalazo que me hizo mi amiga Carmen, con la ayuda de Rafa. Y es nada más y nada menos que el blog, este blog que estas leyendo y que ahora termina, impreso sobre papel, casi nada, menuda sorpresa y menudo detallazo. Me emocione un monton cuando de repente tenia fisicamente entre mis manos Mi Gran Viaje. Una foto del blog en el blog.)

Bueno, pues la presente entrada es la última entrada de blog y el último retazo del viaje. Se acabo. ¡Que penita! Parece mentira. Ha sido más de un año de crónicas y fotos, de relatos, vivencias y encuentros, de reflexiones y experiencias, de lugares y descripciones. Y ha sido un placer. He disfrutado mucho escribiendo este blog, no esperaba tanto, ha sido un viaje paralelo y ha sido un lugar donde he aprendido muchisimo. Y ha sido un placer compartirlo con tod@s vosotr@s, tanto con los que habeis participado activamente con vuestros comentarios como con los que habeis seguido el blog más intimamente. A todos os quiero dar las gracias por vuestra compañía, complicidad, calor y cariño.

Pero aunque este blog termina yo no termino con los blogs. He encontrado en el escribir una herramienta de expresion y de placer que voy a seguir cultivando. Si hay gente que toca en un grupo, pinta o hace ceramica, yo escribo, y además escribo en blogs, un marco donde escribir es algo más que escribir, es también compartir. Asi que del vientre de este blog nace un nuevo blog, que antes eran dos sonrisas (todo esto definitivamente de momento, por supuesto(: y se llamará “La Sonrisa del Laberinto” http://lasonrisadellaberinto8.wordpress.com/ , un nuevo cuaderno de bitacora para un nuevo viaje, un viaje al centro a través de una geografia por escribir y describir. “La Sonrisa del Laberinto” se esta creando aun, sigue en construcción y sin palabras. Asi, que este adios puede ser un hasta luego. De nuevo, gracias a tod@s. ¡Nos vemos en los blogs!.

¡Besos y abrazos para tod@s! ¡Buen camino!

San Fernando de Henares, Madrid, 18 de noviembre del 2009.

Final del viaje y vuelta a Madrid

octubre 22, 2009

Pues después de casi trece meses viajando alrededor del mundo ha llegado el final, Mi Gran Viaje se acaba. Mañana tomare un vuelo desde aquí, desde Buenos Aires, que me llevará hasta Madrid. Han sido trece meses al servicio de un viejo sueño y ha sido la mejor inversión en tiempo y dinero de toda mi vida. Trece meses de existencia nómada y mochila al hombro. Trece meses descubriendo y descubriéndome. Trece meses conociendo diferentes culturas y las maravillas que esconde nuestro planeta. Trece meses, veintitrés países y una vuelta al mundo. Trece meses donde me ha ocurrido de todo y casi todo bueno. Trece meses de inolvidables encuentros y de un montón de nuevos amigos. Trece meses donde he disfrutado del placer de viajar en soledad y en la mejor compañía posible. Trece meses donde he hecho lo que me ha dado la gana y cuando me daba la gana…

DSCN7436

Mi pasaporte y credencial, ahora parece más un album de cromos que otra cosa

Pero como contaba en una entrada anterior el ciclo viajero se acaba, podría seguir viajando mucho más pero ya no me apetece, me canse, como Forrest Gump, ahora quiero otras cosas, y me siento muy afortunado del hecho de poder elegir libremente dejar de viajar, igual que de poderlo haber elegido en su momento, en definitiva me siento muy afortunado, y más después de ver la cantidad de miseria y sufrimiento que asola nuestro planeta, pero este pensamiento no debería servirnos de autocomplacencia, sino de estimulo para trabajar en que las cosas cambien, ya no es cuestión de que otro mundo es posible, es que hay muchos mundos, y unos dejan en evidencia a otros, no hacen falta utopías para comprender porque la India es un infierno social y en Tailandia la gente vive, solo hay que comparar los países, su cultura y su historia, y todo queda claro, no hay más. El bienestar o sufrimiento de un pueblo es la resultante de acciones humanas concretas, todo depende de nosotros. 

 DSCN6216

¿Y como me siento ahora? pues como os dije cuando cumplí un año de viaje, me siento contento, satisfecho y cansado, y durante estos ultimos días me siento agitado, emocionado y con mucha ilusión por la vuelta, y también tengo una extraña serenidad combinada con una sensación de estar en la sala de espera a otra vida, como en una cuenta atrás con el estomago lleno de mariposas… Un viaje asi es como un reseteo en tu vida, una perfecta estación entre un tramo y otro, una ocasión única para estar con uno mismo y escucharse, cosa que no hacemos en la vida cotidiana. Viajar es un placer en si mismo pero también es una oportunidad para ser mejor y para hacer mejor las cosas, y esto motiva, al menos asi lo veo ahora, ya veremos cuando lleve varios meses en Madrid agobiado por el estrés y el trabajo, eso si encuentro, por cierto que si alguien sabe de algún trabajo para un integrador social que avise, o para una restauradora porque Roberta en pocos días también se viene para Madrid y ya anda buscando curro.

DSCN7584

Y a toda esa gente que se ha paseado por este blog y que tiene la ilusión de hacer algo parecido a lo que yo he hecho durante este ultimo año, les querría decir que se animasen, que merece la pena, que es una gran inversión en uno mismo, que no se van a arrepentir y que no es tan peligroso como parece antes de hacerlo, y que no es tan difícil, de hecho es sencillo, lo importante es tener ganas e ilusión, y tampoco es tanto dinero, un coche nuevo vale más del doble que este viaje y nadie se escandaliza cuando alguien se lo compra. Así que ánimo y pasad al otro lado del espejo, y si nos lo contáis mejor que mejor.

Bueno, pues el viajar termina en este blog pero el blog todavía no termina, tengo pensado hacer una entrada desde Madrid contando como ha sido el aterrizaje y como me he sentido, creo que puede ser interesante, así que habrá un epilogo madrileño y alguna cosita más. Así que todavia es un hasta luego. La próxima vez escribiré desde casa, casi nada!…

El caminante del mundo en la mitad del mundo

agosto 12, 2009

Para despedirnos de Nuria, “la peregrina que camina entre lobos”, hicimos una cenita suculenta en su preciosa casa y junto a sus compañeros de piso, Ella y Juan Guillermo. Una casa muy inquietante por cierto, donde las fuerzas del mal y del bien luchan rozándose y silenciosamente… En la cena hubo pasta de Roberta, como no, y riquísima, como no, crema de verduras de Nuria, también rica eh!, y yo deleité con un sofisticado cóctel de kalimocho bien fresquito que hizo las delicias de la concurrencia no ibérica, el brebaje malasañero hizo aflorar las hormonas de las féminas de la cena tras ponerlas piripis, cuando esto ocurre es mejor observar en distancia, como hicimos Juan Guillermo y yo.

DSCN7011

De izquierda a derecha: una amiga de la casa, Juan Guillermo, Roberta, Ella y Nuria.

DSCN7023

Después de la cena y la euforia kalimochera.

DSCN7021

En plena euforia kalimochera y de exhaltación de la feminidad. Casi rompen la hamaca.

Adiós Candelaria, adiós Bogotá. ¡Buen camino Nuria!…

La cena fue una perfecta despedida de Bogotá, una ciudad que nos ha gustado mucho y que sirvió de reposo tras tanto vaivén desde Centroamérica, aunque sabemos que solo hemos conocido el lado amable de la ciudad, sabemos que hay otra ciudad llena de infravivienda y pobreza que se encarama a los cerros circundantes, como en todas las capitales americanas que llevamos visitadas, son barrios que no nos atrevemos a visitar sin cicerone para no salir trasquilados, pero que son la verdadera realidad cuantitativa americana, la que mira desde los cerros la ciudad bonita y baja a visitarla ante la mirada temerosa de los blanquitos de espíritu, el miedo al pobre esta en el aire, y tod@s lo respiramos con una bocanada de nausea que nos jode el alma lentamente.

DSCN6973

De Bogotá salimos despacito, combatiendo la pereza de la comodidad, el objetivo era encontrar un lugar pequeño entre montañas donde seguir con la cura de tranquilidad y descanso. Tras consultarlo con Ella y Juan Guillermo decidimos que iríamos a Armenia, en el corazón del eje cafetero colombiano… Así que después de ocho horitas de buseta arribamos a Armenia, buscamos hotel, era ya de noche, y de camino atravesamos los gases lacrimógenos que lanzaba la policía contra las aficiones de un partido de futbol que había acabado muy mal, así que todavía con el picor en la garganta llegamos a un hotel, no recuerdo el nombre, le preguntamos por una habitación y nos dio un precio que superaba nuestro presupuesto, le dijimos nuestro máximo, y la recepcionista nos dijo -por ese dinero les mando aquí- señalando el cartel publicitario de un hotel que tenía a su espalda, “HOTEL EL EDÉN TROPICAL”, el cartel tenia fotos de unas idílicas habitaciones que nos hizo salivar y aflojar los músculos a la vez, -esta muy cerca de aquí, en un pueblito, en La Tebaida- nos dijo, -¡¿como se llega allí?! respondimos con las pupilas dilatadas y tras saborear el nombre del pueblo… Y allá que nos fuimos. Pero no iba a ser tan fácil llegar, porque La Tebaida esta lleno de lugares que se llaman El Edén, el conductor del autobus nos dejo en mitad de la nada frente a una urbanización llamada El Edén, de allí nos indicaron a un hotel que se llama El Edén pero que no es tropical, y finalmente unas mujeres que salían del trabajo nos acercaron en su Renault 4 al verdadero Edén, pasando antes por un aeropuerto también llamado El Edén. No es fácil encontrar el paraíso. Por cierto, el hotel de Bogotá se llamaba El Dorado, todo encaja.

DSCN7191

Buscábamos un lugar excepcional y acabamos en un lugar cualquiera, en La Tebaida, eso si, un lugar real, la Colombia real, y nos gusto. Además las fotos no nos engañaron, el hotelillo donde recalamos estaba muy bien, tenía una ducha con un potente chorro de agua caliente, y había tele por cable y todo. En La Tebaida completamos la cura de relax y fue un excelente punto desde donde visitar la zona. La Tebaida no tiene nada monumental, todo fue arrasado por el terremoto de 1999, tras aquello las casas son de un piso y las iglesias auténticos bunkers con torres menudas. Durante los días que pasamos en La Tebaida visitamos Armenia, a donde íbamos de paseo y a comer helados de salpicón (tutifruti), y Salento, un precioso pueblo entre montañas, era lo que más se parecía a lo que buscábamos en un principio, pero es de mentirijillas, preferimos nuestro auténtico Edén de Tebaida. Y también visitamos un bonito jardín botánico con un mariposario que nos encanto, también tenía un observatorio de aves y un robotario-insectario. Ah! durante esos días me dio un ataque fuerte de rinitis que me dejo abatido, y también comprobé definitivamente la inbatibilidad de Roberta jugando al chinchón, he creado un monstruo.

DSCN7097

Salento.

DSCN7098

Más Salento. Foto-Roberta

DSCN7145

En el mariposario. Mariposas buho. Foto-Roberta

DSCN7109

RSCN7152

Foto-Roberta

RSCN7220

Y del Edén Tropical de Tebaida nos fuimos a Popayán, “la ciudad blanca de Colombia”, era una perfecta escala camino de la frontera ecuatoriana, y un bonito pueblo donde celebramos el cumpleaños de Roberta, sí sí, la Roberta cumplía años el 7 de agosto, así que a parte de disfrutar de los paseos por la blanca ciudad de Popayán hubo tiempo para soplar las velas…

DSCN7244

El pastel estaba incomible, en teoría era una tarta de frutas pero en el paladar era un cartón intragable, le dimos dos cucharazos y visto el gusto decidimos pedirle un recipiente a la camarera para llevarnos la tarta a casa, no llego a casa. La hemos otorgado el titulo de “peor comida de todo el viaje”. Que se le va a hacer, eso si, nos reímos un rato y Roberta pudo pedir su deseo.

DSCN7252

DSCN7208

La cumpleañera posando para la ocasión.

Y de Popayán a la frontera ecuatoriana tras muchas horas de autobús. Cruzamos la frontera y decidimos dormir en Tulcán ya que si continuábamos hasta Quito llegaríamos muy de noche y no era plan. De Tulcán solo recuerdo que cenamos en un chino. A la mañana siguiente continuamos hasta Quito, traspasando la línea del Ecuador, y entre unos paisajes andinos preciosos, se noto el cambio geográfico y humano, entrabamos en el antiguo mundo inca, y lo indígena nuevamente aparecía en nuestro viaje, un gustazo. Los valles andinos ecuatorianos son muy bellos, son suaves, de tonos pardos y coronados por impresionantes volcanes nevados. Así que llegamos a Quito con la nariz pegada al cristal del autobús.

DSCN7346

Quito es la ciudad con mayor riqueza monumental que he encontrado hasta ahora en mi viaje americano, tiene una zona histórica enorme y repleta de bellos edificios, iglesias y plazas. Es una ciudad que te ofrece mucho. Nuestra llegada coincidió con la víspera de la fiesta nacional ecuatoriana, el 10 de agosto, día de la independencia, este año se cumplen 200 años de aquello. De hecho América entera esta celebrando o preparándose para celebrar el bicentenario de la independencia de España. Nosotros, como os decía, llegamos la víspera, la que llaman aquí “velada libertaria”, es una noche especial en la que Quito se llena de actividades culturales y fiesta, asi que aprovechamos y nos unimos a la celebración, fuimos al teatro y al cine, todo ello gratis, y no seguimos hasta más tarde porque estábamos cansadillos, muy buen ambiente.

DSCN7287

Foto-Roberta

RSCN7143

Estas niñas se dedican a limpiar zapatos por las calles de Quito, pero ahora estan descansando mientras se comen un helado. Una estampa lamentablemente muy habitual en América Latina.

A parte del paseo y del vagabundeo por la ciudad un día nos animamos a subir al famoso teleférico de Quito. Sube hasta una cumbre cercana, y la vista desde allá arriba era espectacular, se veía la enormidad de Quito alargándose por el valle y trepando por los cerros cercanos, y más atrás las montañas andinas, y los volcanes nevados: el Cayambe, el Antisana y el espectacular Cotopaxi, todos ellos por encima de los 5700m de altura. Hacia mucho frio allá arriba, asi que bajamos raudos y veloces y nos fuimos a tomar un canelazo calentito a la bonita zona de La Ronda, esta bebida nos tiene enganchados desde Bogotá, es un brebaje caliente compuesto por aguardiente, canela y más especies que te deja el cuerpo arreglado en segundos.

DSCN7341

Abajo Quito, al fondo el Cotopaxi

DSCN7343

RSCN7357

El Cotopaxi.

El otro día, paseando las calles del Quito antiguo me adentre en la tienda de una curandera, estaba llena de plantas medicinales y mil cachivaches, ella, la curandera, me miraba sonriente mientras hacia equilibrios recostada entre dos sillas, era vieja y tenia la dentadura bastante incompleta, -siéntese- me dijo, -no gracias, prefiero estar de pie- le respondí, -¿¡no esta cansado!?- me respondió entre carcajadas dejándome ver mejor su boca mellada, yo flipaba, no entendia, y al momento mi atención se centro en la pequeña televisión que ella estaba viendo, -es la toma de posesión del Presidente Correa- comento. A pocos metros de donde estábamos se estaba celebrando la cumbre de Unasur, reunía a casi todos los presidentes sudamericanos, una cumbre donde el asunto protagonista era la instalación de las bases de EEUU en Colombia, toda una amenaza para la región, a Obama se le empieza a ver el plumero. Recuerdo que el político que hablaba en ese momento empezó a citar un texto de  Galeano en donde hablaba del concepto de utopía y de como esta nos ayuda a caminar. Yo seguía de pie en la tienda y miraba absorto. De repente la vieja mellada me dijo – ¿es usted caminante del mundo?-, yo me quede mirándola y flipando, la sonreí y la respondí – algo así-, – y esta cansado, ¿verdad?- me dijo, -si, algo- volví a responder mientras seguía sonriéndola. En ese momento comenzó a meterme una perolata de que si la vida es tal y cual y pascual, y dejo de interesarme, la corte como pude y salí de la tienda. Ha sido uno de esos encuentros mágicos del viaje, del camino. Y sí, como os decía en entradas anteriores, ya ando cansadillo de dar tantos tumbos por esos mundos de diox, aunque también tengo muchas ganas de disfrutar de lo que me queda de viaje. Contradictorio pero muy lógico. Y como os conté en entradas anteriores el viaje ya no es sine die, y ahora lo es aun menos, ya he comprado el billete de vuelta a Madrid, el 24 de octubre saldré de Buenos Aires rumbo a casa. Llego un domingo, ya le he dicho a mi madre que me haga cocido. El futuro inmediato se ha concretado, la siguiente flecha amarilla esta a la vista. Debido a una serie de factores, y al hecho de que con los estragos de la gripe en Argentina los vuelos están muy baratos, y después de mucho meditar, me he lanzado a comprar el billete de vuelta, y poner fecha final a este Mi Gran Viaje. Ya me esta dando pena.

DSCN7240

Foto-Roberta

Y siguiendo con el viaje, ayer estuvimos en “la mitad del mundo”. Para llegar a “la mitad del mundo” hay que coger los autobuses Transhemisféricos, no es coña, se cogen en el norte de Quito y hay que llegar hasta el final de la línea. Durante este viaje fantástico el ayudante del conductor se asoma de vez en cuando y grita -¡¡a la mitad del mundo!!-, mola. El pasaje del autobús a “la mitad del mundo” no tiene nada de extraordinario, la mayoría son habitantes de Quito metidos en sus quehaceres cotidianos, de hecho ellos no van a “la mitad del mundo”, se quedan por el camino. Nosotros si que llegamos. Llegamos y fuimos rápidamente a hacernos fotos haciendo el tonto sobre la línea del Ecuador, que esta pintada en el monumento de “la mitad del mundo” que es como se llama acá a la línea del Ecuador.  Y resulta que “la mitad del mundo” esta rodeada de montes pelados y tiene una plaza de toros, y dos campos de futbol, ¿quien se lo iba a imaginar?, aunque bien pensado ¿por que no?, al fin y al cabo la mitad del mundo es un lugar cualquiera. Aunque a lo mejor no tan cualquiera, por lo visto la tribu de los Quitus, pre-incas, determinaron también aquí “la mitad del mundo”, mucho antes que la expedición francesa que en 1736 pinto la línea imaginaria del Ecuador en estos lares, los Quitus rendían culto al Inty-Ñam o Camino del Sol. Nosotros después de aburrirnos de hacer el tonto en la línea del Ecuador nos compramos unos helados y nos volvimos a Quito, en los Transhemisféricos, por supuesto.

DSCN7364

DSCN7372

DSCN7368

El caminante del mundo en la mitad del mundo. Foto-Roberta

Y hoy es nuestro último día en Quito. Roberta esta deambulando sola por la ciudad y dibujando iglesias, y yo me estoy dedicando a darle caña a la palabra y a las teclas. Mañana volveremos a coger rumbo sur por la carretera Panamericana, la cual no debéis imaginar como una flamante autopista sino como una mala carretera secundaria española, en el mejor de los casos. Hasta pronto.

DSCN7366

Foto-Roberta

(Para una información más detallada sobre transportes, alojamientos, fronteras, gastos y demás consultar la entrada Datos Prácticos del Viaje IV, julio 09)

Otra ciudad, otro país…

julio 8, 2009

Nicaragua tiene un gran lago interior, el Lago de Nicaragua, y en el interior de ese lago hay dos volcanes que en su día juntaron sus erupciones de lava para formar la onírica Isla de Ometepe, un perfecto ecosistema para kingkones y pueblos caníbales que está plagado de colibrís nocturnos con la panza llena de luciérnagas, lastima que estos colibrís no sean transparentes y que nada de esto sea verdad, lo de los volcanes sí.

DSCN6878

DSCN6869

En la isla de los colibrís sin luciérnagas en la panza nos quedamos un par de noches muy muy de tranqui, y una de esas noches conocimos a Antonio y a Michele, los dos de la tierra de Roberta. Michele es terrateniente en la isla y en su tiempo libre cocina tortellini, tuvimos la suerte de probarlos, y Antonio acaba de empezar Su Gran Viaje, apenas un mes y pico, pero lleno de intensidad, y lo que le queda, y tiene un blog de viaje http://pallamondo.wordpress.com/, con él tuvimos una de esas buenas y nutrientes tertulias viajeras en la que predomino el tema berlusconiano versus Italia, tema omnipresente en este viaje, y los tiempos históricos que vivimos y los que se nos avecinan, otro tema protagonista en este viaje, y es que el ambiente mundial esta eléctrico y cambiante, y la gente empieza a percibir la corriente de aire de la puerta entreabierta…

DSCN6478

Foto-Roberta

DSCN6883

La tormenta se avecina, y parece que quiere limpiar el aire cargado y denso… en la Isla de Ometepe

Y de la isla de las luciérnagas al autobús y dirección sur, que es lo nuestro, el movimiento, en este caso el destino era San José, otra ciudad y otro país, esta vez Costa Rica, un país sin ejército y con olor gringo. En el autobús nos pusieron una película de chiguaguas karatecas que hablaban y disfrutamos de la erótica de los asientos de skay, y de los paisajes verdes que se movían hacia atrás. En San José paseamos enterito el centro de la ciudad, apurando las calles, unas calles llenas de mujeres embutidas en modelos de telenovela venezolana y que hacían equilibrios para no caerse de los altísimos tacones, sin pájaros, esta vez. San José es una ciudad de arquitectura extraña y urbana, y eso me gusto, me refresco de tanto colorín colonial, volví a los grises y a la variedad. Nos gusto mucho la iglesia de la Merced, tenia algo de Tolkien y su “Señor de los anillos”, esta construida sobre columnas estrechas, metálicas y decoradas con flores, y cada una de ellas era distinta.

DSCN6484

Iglesia de la Merced. Foto-Roberta

Y vuelta a la carretera, a otro autobús, ahora rumbo a Ciudad de Panamá, pero antes de hablar de Panamá quiero aclararos algo: Desde México cambie el concepto de viaje, bueno, realmente este concepto no para de cambiar, yo me dedico a intentar interpretarlo y adecuarme a el, pero si es verdad que allí hubo un punto de inflexión, allí decidí que por ganas, dinero y tiempo iba a viajar mas selectivo y ligero, me explico: en Asia viajaba muy lento, quería fluir, o lo intentaba, y me gustaba abandonarme un poco, así que le dedicaba mucho tiempo a los lugares, incluso a los que no me atraian mucho, realmente en Asia el lugar era lo de menos, eso era lo que queria en ese momento. Con la llegada a México me di cuenta de que quería ir más rápido y selectivo con los lugares, el viaje ya no era sine die, si viajara en América al ritmo asiático llegaría a la Patagonia en el 2012 o a saber. Así, los países que atravesare en mi itinerario hacia Ushuaia los he dividido en “países de tránsito” y “países de estancia”, en los “de transito” estaré poco y de paso, y en los “de estancia” estaré más porque me interesan más o porque me da la gana, que es lo que importa. De este modo en Centroamérica nos centramos (je!) en Guatemala y Nicaragua, y el resto eran países de tránsito, sobre todo Costa Rica y Panamá, hacia Sudamérica, allí haré lo mismo, e incluso en los países que quiero estar más tiempo procurare ver solo lo que más me interesa, el viaje ya no esta para dulces derivas y florituras superfluas, ni yo tampoco. Así que por eso la velocidad y el movimiento, una velocidad y un movimiento que os tengo que confesar que me encantan, me gusta ese sabor especial de las paradas de autobús en mitad de ninguna parte, la electricidad del paisaje que se queda atrás, percibir con mi cansancio el roce de la geografía que se agota, a saber ¿por qué?…

DSCN7064

Sigo. Y llegamos a otro país y a otra ciudad, llegamos a Ciudad de Panamá o Panamá City, la ciudad del Canal. Allí nos alojamos en un precioso y decadente hotel del casco viejo, un hotel que alojó en su día, a principios del siglo XX, a trabajadores de la faraónica obra del Canal interoceánico. Allí, en el hotel, a Roberta le dio un punto, un acceso laboral particulare, como lleva mucho tiempo sin trabajar, es restauradora, se puso a hurgar compulsivamente con un imperdible en la pared de la habitación durante un largo rato, justo detras de la cama, porque decía que se veía que debajo de la pintura desconchada había algo, y no encontró un fresco romano, cosa que hubiera sido el notición del siglo y hubiera cambiado toda la historia de la humanidad, pero si encontró un falso papel pintado de esos estridentes y floridos, de los que no dejan descansar la mente, después de eso se quedo más tranquila y allá dejó para las próximas generaciones mochileras un hermosote desconchon colorao. Cosas de la Roberta.

DSCN6488

¿Y esta foto quién la ha echado?, en un mercado de San José. Foto-?

En Ciudad de Panamá recorrimos la parte antigua, su arquitectura es colonial y esta enclavada en una pequeña peninsula rocosa frente a la Panamá nueva y emergente de los grandes rascacielos de hormigón playero. Y en pleno centro de la ciudad frecuentamos el Café Coca Cola, es un bareto muy español de comidas baratas y caseras donde se estaba muy a gusto, y ej que, como me dijo acertadamente Roberta, mientras comíamos una jugosa hamburguesa, “saliste de viaje buscando lo distinto y lo nuevo, y vuelves buscando lo familiar y cotidiano”, y es verdad, cosas de los viajes y cosas mías.

DSCN6520

La nueva Ciudad de Panamá vista desde la antigua. Foto-Roberta

También fuimos a ver el Canal de Panamá, bueno un tramo de él, estuvo bien la visita, el Canal tiene una longitud de 80km y tres juegos de exclusas que como ascensores suben y bajan los barcos entre los dos océanos, el Pacífico y el Atlántico, superando así la estrecha franja de tierra continental. Se estima que con la perforación realizada para construir el Canal se hubiera podido realizar un agujero que atravesara nuestro planeta de un lado a otro, y sobraría. Durante la realización de esta descomunal obra murieron miles y miles de trabajadores de todas las nacionalidades, entre ellos muchos españoles e italianos, debido a las lamentables condiciones de trabajo, ahora en los museos de Panamá les llaman héroes, y nadie habla de explotación, cosas de quien escribe la historia.

DSCN6511

Exclusa de Miraflores, Canal de Panamá. Foto-Roberta

Y por fin llegamos al final del embudo centroamericano, un embudo con tapón terrestre, el mítico “Tapón del Darién”, lugar gordiano-mochilero, una extensa franja de selva en la frontera entre Panamá y Colombia que frena en seco la carretera Panamericana, la cual arranca desde Gringoladia y que en gran parte hemos recorrido hasta ahora. La selva del Darién se puede atravesar por tierra, pero no es recomendable por las malas condiciones del recorrido y porque es muy peligroso, en toda esta zona fronteriza están muy presentes los narcos, y no es plan. Así, que desde Panamá City hay tres opciones para alcanzar Colombia sorteando el “Tapón del Darién” y no morir en el intento: 1) Un vuelo directo a Cartagena de Indias (Colombia), la opción más cara, cómoda y rápida. 2) Coger un barco privado, tipo crucerito, desde Colón, en el Caribe, hasta Cartagena, pasando por las paradisíacas islas de San Blas, esta es la opción que requiere más tiempo, la más hedonista y no es la más barata, pero asequible, y 3), la nuestra, la mas barata, incomoda y cañera: coger una avioneta desde Panamá City hasta el pueblo mas cercano a la frontera colombiana por la costa caribeña (Ver entrada Datos Prácticos  del Viaje III y IV) y desde allí enlazar varias lanchas para pasar la frontera por el litoral y llegar a Turbo, ya al otro lado del embudo, en Colombia, en Sudamérica.

DSCN6541

El Caribe del “Tapón del Darién”. Foto-Roberta

Sortear el “Tapón del Darién” nos llevo dos días. La avioneta desde Panamá nos dejo en Tubuala, que es una pista de avionetas y un embarcadero techado al lado de un lago, y ya. Desde la avioneta se veían los dos oceanos y la estrecha franja de tierra que es Panamá. Al llegar a Tubuala había gente, sobre todo población indígena, pero poco a poco se fueron marchando en sus canoas y nos quedamos solos Roberta, yo, el embarcadero y la pista, en mitad de ninguna parte y flipando un poco, faltaban tres horas para que saliera la lancha hacia la frontera, tiempo suficiente para que nos acribillaran los mosquitos y para que Roberta me ganara al chinchón con un chinchón, y encima no teníamos comida y agua, afortunadamente un lugareño-curandero que paso por allí, y que le pregunto a Roberta que si estaba libre de compromiso ¿!, nos regalo unos mangos con los que saciar la sed y el hambre. Después pillamos la lancha y nos llevo a Puerto Obaldia, al último pueblo Panameño, el paisaje durante el viaje en lancha fue precioso aunque nuestras nalgas sufrieron la horita de olas, y eso que el mar estaba tranquilo. En Puerto Obaldia sellamos pasaportes y otra lancha a Capurganá, el primer pueblo de Colombia, y un tesorito escondido, es un pueblo caribeño precioso que invitaba a quedarse, y así hicimos porque la lancha a Turbo salía al día siguiente.

DSCN6986

El embarcadero de Tubuala, y ya.

DSCN6989

Partidita de chinchón en mitad de ninguna parte.

RSCN6534

Foto-Roberta

DSCN6984

DSCN6993

En la lancha a Turbo.

Y al llegar a Colombia, a Sudamérica, y despues de besar el suelo, seguimos nuestra propia inercia de movimiento viajero, ¿para que parar?, y cogimos un “autobús criminal” más un “minibús congelador” que nos llevo maltrechos y agotados, y con el culo cuadrado, a la mítica y hermosa ciudad de Cartagena de Indias, perla del Caribe y ambición de piratas. Allí paramos, e intentamos descansar, digo intentamos porque el calor era agobiante, se dormía muy mal por la temperatura. Y visitamos despacito la ciudad, para no cansarnos, y nos gusto, ¿a quien no le puede gustar Cartagena?, pero si es verdad que es un poco ciudad-museo, muy turística e irreal, el centro esta muy cuidado pero los barrios populares de alrededor estan abandonados, da pena y canta, canta esa America que crea guetos para ricos y turistas, esos blanquitos que van del coche a casa y de casa al coche y de ahí al centro comercial o yo que sé, esa segregación espacial del pobre, que están allí fuera ardiendo, abandonados y sospechosos de la violencia, que en muchos casos es lo único que les queda. Otra vez el miedo. El miedo del rico al pobre, perfecta excusa para la segregación. Y eso, Cartagena muy bonita con sus balcones y tal, ah! y había que pagar en todas las iglesias para verlas, una actitud muy poco cristiana, aunque como decía aquel:”Serán católicos, pero no son cristianos”.

DSCN6546

Cartagena de Indias. Foto-Roberta

DSCN6558

Foto-Roberta

DSCN6554

Foto-Roberta

Ya ralentizados y cartageneados, nos fuimos a Caracas, en un autobús-congelador, 19º constantes durante 23h, la gente estaba en el bus con guantes de lana, gorros y mantas, y todo ello atravesando un precioso paisaje Caribeño, demencial… El objetivo de este gran salto de país a país es Joaquín, un objetivo amigable, y es que este gran amigo de toda la vida y compañero de muchas aventuras y desventura vitales, y lo que nos queda, se decidió, y se atrevió, a venirse un mes para viajar con nosotros y compartir este Mi Gran Viaje, nos hemos juntado en Caracas y viajaremos juntos por Venezuela y quizás un poco de Colombia. Ha estado guay reencontrarnos, y a la vez ha sido muy natural, que viniera Joaquín es como si viniera una porción de casa, y eso está muy bien. Así que a partir de Caracas somos tres en Mi Gran Viaje.

DSCN6659

Este sujeto es Joaquín. Foto-Roberta

RSCN6640

Foto-Roberta

-En Caracas hay de todo, españoles, italianos… y los del arroz, si hombre, los del arroz… ¿como se llaman? ah! chinos y japoneses… Y todos se quedan.-. Esto fue lo que nos contaban unas mujeres sentadas en un parque céntrico de Caracas ayer por la tarde, eran tres: una gallega, una italiana y una caraqueña, muy majas y simpáticas, y preguntonas. Y si, en Caracas hay de todo, una gran ciudad que rompe con las capitales de Centroamérica, mucho más pequeñas. Aquí llevamos tres días, mañana nos vamos a buscar una playita molona en el Caribe donde cargar las pilas los tres, que nos hace falta. En Caracas hemos ratoneado la ciudad, y su museo de arte contemporaneo, y eso, andar, curiosear y reencontrarme con el Joaquín, que ya nos estamos poniendo al día entre cervecita y cervecita. Ah! que se me ha pasado, Joaquín trajo Jamón Serrano, y del Ibérico! y queso manchego semicurado! oe! oe! oe!… lastima que le requisaran la botella de vino en el aeropuerto de Paris.

RSCN6641

Como meros “Alfredos Landa” en vente pá Venezuela Pepe… Solo nos falta dar palmas y cantar Manolo Escobar. No tengo explicación ni justificación para la cara de Joaquín, quizas puede ser por la emoción del reencuentro. Foto-Roberta

DSCN6650

Lamentable, pero real… Foto Roberta

NOTA: Todas las fotos de esta entrada son de Roberta porque mi camara es un hormiguero de virus de medio mundo. Así, que por eso Roberta no sale en las fotos, aunque no aparece está, lo digo por tranquilizar a familiares y amig@s de la romana.

DSCN6592

SEGUNDA NOTA (y definitiva): Finalmente he conseguido mediante piruetas y malabares ciberintermauticos acceder a mis fotos y colgar algunas, parece ser que dependiendo del ciber café y su respectivo sistema antivirus puedo o no puedo acceder a mis fotos,  a ver si seguimos con suerte en el futuro…

(Para una información más detallada de transportes, visados, fronteras, precios, alojamientos y demás, visitad la entrada “Datos Prácticos del Viaje III y IV”, julio 09).

Chickenbuseando en el ombligo de América

junio 22, 2009

La entrada a Guatemala desde México incluía un regalito inesperado, Belice, nuestro minibús atravesaba este país de cabo a rabo antes de cruzar la frontera guatemalteca, y no estuvo mal, excepto por la tasa de 15 dólares que tuvimos que pagar, fue un paseo por un país que no pensábamos ver y nos gusto la panorámica, nos recordó a Jamaica, o al menos a esa Jamaica que habita en nuestro imaginario…

Nuestro primer objetivo en Guatemala fue la ciudad de Flores, ciudad-islita en mitad de un lago, desde donde visitamos la mítica ciudad maya de Tikal…

DSCN6622

Templo del Gran Jaguar de Tikal.

La ciudad de Tikal fue uno de los principales centros de la civilización maya, llego a tener más de cien mil habitantes y domino un vasto territorio. Ahora solo quedan, como en Bagan o en Angkor, las ruinas de los grandes edificios de piedra envueltos por la selva. Tikal gira en torno a su gran plaza central acotada por las pirámides del Templo del Gran Jaguar y el Templo de las Mascaras. La pirámide más alta de Tikal es el templo de la Serpiente Bicéfala con 64m de altura, esta considerada la construcción más alta de la América precolombina, desde su cúspide hay una panorámica de esas que no se olvidan, y más si hay bruma y lluvia como ocurrió esa mañana, desde allá arriba se ven la mayoría de las pirámides de Tikal sobresaliendo dispersas por encima de la lujuriosa vegetación, y si te mantienes en silencio un ratito quizás puedas escuchar a un mono aullador que quizás está encaramado a una gigantesca ceiba, una de esas ceibas sagradas que según los mayas abarcaban y comunicaban el inframundo, la tierra y el cielo…

DSCN6645

DSCN6624

DSCN6640

Viendo las ruinas de Tikal nos ocurrió algo curioso, estábamos descansando en la plaza central y de repente la gente empezó a agitarse y a señalar el cielo, al momento un guía nos comenta -¿han visto?-, -¿el qué?- le digo yo, algo desconfiado, este seguro que quiere algo, pensaba, -el Sol-, me dice, -miren, esto nunca pasó-… en el cielo había como una especie de ¨gran filtro circular¨, como ¨una sombrilla¨ que cubria el Sol ampliamente y lo hacia brillar menos. Yo ya me decía – ¡seré gafe!- y Roberta riéndose exclamaba -¡siamo gli eletti!-. Pero sí había ocurrido antes, otro guía nos contó que ese fenómeno atmosférico ocurre justo antes de la estación de lluvias, momento en el que nos encontrabamos. Estuvo bien ese instante mágico de casi eclipse que vivimos en la gran plaza de Tikal, que mejor lugar para ver algo asi…

DSCN6647

El extraño fenomeno.

Y del evocador mundo de Tikal nos cogimos un ¨chicken bus¨ donde después de doce horas de viaje, tiempo suficiente para coger claramente el concepto de porque los llaman asi, llegamos a la temida y peligrosa Ciudad de Guatemala, allí arribamos de noche y con los ojos y orejas muy abiertos, Guatemala City es tristemente famosa por su inseguridad y delincuencia, y nosotros en estos países somos como caramelitos con mochila. Asi que salimos de la estación de autobuses y nos colamos en el hotel más cercano. Solo pasamos una noche en la capital y a la mañana siguiente pasamos algunas horas paseando por el centro, antes dejamos las pertenencias más valiosas en el hotel, y el caso es que la parte antigua nos gusto bastante, pero si es verdad que la sensación de inseguridad es grande, y sobre todo se ve en las tremendas medidas de seguridad de los comercios, ves puestos callejeros de comida con guardia de seguridad y su correspondiente escopeta recortada, demencial… y triste.

DSCN6668

Los ¨chicken bus¨.

DSCN6669

DSCN6662

Ciudad de Guatemala.

En Ciudad de Guatemala cogimos otro ¨chicken bus¨ y nos fuimos a la bonita y apacible ciudad de Antigua, ciudad al pie de los volcanes Agua, Fuego y Acatenango. Allí descansamos un poco de tanto bus y de tanto chicken. Antigua es considerada como una de las ciudades coloniales más bonitas de América y en su día rivalizó en esplendor con Lima, Potosí o México, ahora es una ciudad llena de cursos de español para gringos y de bares para los pijos de la capital que huyen de la inseguridad, y aun asi es preciosa, es una amplia cuadricula con los consabidos colores pastel que se extiende bajo la mirada de sus volcanes, la ciudad esta rebosante de grandes iglesias barrocas derruidas por los terremotos de 1773, ¨barroco sísmico¨ que lo llaman, y es que vivir a pie de volcanes es bonito pero tiene su precio…

DSCN6671

Antigua.

En Antigua encontramos un hostal acogedor y barato con un bonito patio donde se estaba muy bien, y encima tenía cocina!. Allí conocimos a Ander y a Joseba, dos bilbaínos de Orduña, y del Athletic, por supuesto, que venían de hacer un voluntariado en unas comunidades del interior del país, con ellos tuvimos largas e interesantes conversaciones de patio de vecinos, salimos de cervecitas y hasta nos curramos una cenita, bueno, se la curro más Roberta, nosotros hicimos de meros pinches, donde hubo vino chileno y todo. En una de esas fecundas tertulias de patio de vecinos Joseba me conto una historia, una de esas increíbles historias que uno se topa viajando, yo ya llevo bastantes y no todas las he contado, pero esta no puedo dejar de contarla, ya que se trata nada más y nada menos que de la historia del origen del nombre del calimocho! casi naa!, un documento en exclusiva para Mi Gran Viaje!, ahí va contado de primera mano por uno de los protagonistas (gracias Joseba):

“El nacimiento y bautizo de este mítico brebaje verbenero se fraguó en una situación desesperada en las fiestas del Puerto Viejo de Algorta en 1972. Todo ocurrió un 12 de agosto. La cuadrilla antzarrak se encargó de los preparativos. Apenas tenían 17 años, pero comprobaron que las cosas no siempre salen como se planifican. Con la txosna (chiringo) que montaron en los bajos del “Etxetxu” debían sufragar la mayor parte de los festejos. Confiaron en el buen beber de los txikiteros (dicese buenos bebedores de vino) y compraron 2000 litros de cosechero de la Rioja a un vinatero local, a 16.50 pesetas la botella. Un mal trago, porque, al mediodía, al servir los primeros potes (vasos de vino), notaron como los clientes fruncían el ceño, pagaban y se iban, aunque algunos no se anduvieron con rodeos: “Cojones! esto no se puede beber, ¿que coño de vino habéis traído aquí? o “Me queréis envenenar? !Este está picado!” Comprobaron que todo el caldo estaba malo. “Que acojono, éramos unos críos, pero tomamos conciencia del desastre financiero que se nos avecinaba, estábamos jodidos!”.En lugar de darles la espalda, los chavales encontraron la complicidad de los txikiteros. Les sugirieron que mezclaran el vino picado con otras bebidas, para que no se notara el sabor. Después de mucho debatir, dieron con la formula mágica, lo combinarían con Coca Cola y lo enfriarían para disimular el sabor, nada nuevo, por aquel entonces en los bares de postín de Bilbo, ya corría el “Rioja Libre”, bebida minoritaria de señoritos. El siguiente paso era crear un nombre fascinante. “Nos pasamos mas de dos horas diciendo tonterías, sin encontrar nada impactante” Soltábamos las típicas chorradas que se nos venían a la cabeza, “por tu vino”, “por tu vaina”, “tía buena”, hasta que llegó el mágico momento, a las cinco de la tarde apareció un tío de la cuadrilla de Erandio, al que casi todo el mundo llamaba “kalimero” de apodo, el chaval no era precisamente muy agraciado, alguien al verlo gritó: joder que feo eres Kalimero!!, alguien dijo que en euskera feo era motxo lo que negaron todos, lo cierto es que Kalimero se sumó a la fiesta y cantó: motxo! motxo! y entre Kalimero y motxo, surgió de casualidad KALIMOTXO. Antzarrak colgó en su txosna el cartel: ¨Kalimotxo, mezcla secreta¨ y salvó unas fiestas que amenazaban con “picarse” sin que nadie supiera lo que se llevaba a la boca¨.

Para que luego digáis que no os formo e ilustro. Ya podéis fardar explicando el origen de esta maravillosa mezcla (siempre que no llega alguien jodiendola con la mierda del licor de mora) que tantas horas de botellón y tertulia ha alimentado. Los caminos del viaje son inescrutables…

Con Ander y Joseba tuvimos muy buen rollito, son muy buena gente, hasta nos emocionamos en la despedida, ya hemos quedado para conocer el templo del kalimotxo en Orduña y para recorrer la noche madrileña. Ellos se iban para México y nosotros a Chichicastenango cogiendo y encadenado chicken bus con chicken bus…

DSCN6255

De izquierda a derecha: Ander, Joseba y Nos.

Chichicastenango o Chichi es un pueblo con mucho sabor indígena, tiene un famoso y colorista mercado semanal de artesanía y una iglesia con practicas sincréticas que mezclan lo maya y lo católico, aunque sin llegar al nivel de San Juan Chamula en Chiapas. En estos pueblos de tanta población indígena pasear por la calle, recorrerlos, es más divertido, y viendo las imágenes de pueblos como Chichi ¿quien puede decir que América no es tan exótica como Asia?…

DSCN6688

Realizando rituales de origen maya a las puertas de la iglesia de Santo Tomás.

DSCN6696

DSCN6301

Foto-Roberta.

DSCN6700

Y de Chichi seguimos chickenbuseando, esta vez hasta el ombligo de América, hasta el Lago Atitlán. Un alucinante lago rodeado por volcanes de más de tres mil metros de altura y con un paisaje cuasinórdico. Allí me puse malito, que no malo, me atacó una bichita de naa, de las mías, y anduve con ¨diarrea cincocalzoncillera¨ durante un par de días, lo que unido a las lluvias retraso la exploración del entorno, asi que nos dedicamos a jugar al chinchón y a apostar cosas absurdas, básicamente. Pasado el temporal recorrimos el lago en una lancha y visitamos Santiago de Atitlan, donde no hay campus stellae pero pudimos ver pájaros con tacones andando por tejados de zinc, una iglesia católica reverenciando un volcán y un curita católico dentro de la iglesia católica diciendo a la parroquia indígena que el dolor te purifica en esta vida para llegar más fácil al cielo, ¡tócate los cojones!, después de escuchar esto decidí comprarme una camisa indígena color azul con ribetes pardos que me queda muy bien con mi pantalón tai rojo burdeos, ¿quien dijo que los madrileños no tenemos glamour?!…

DSCN6738

El lago Atitlán y sus volcanes de más de 3000m de altura.

DSCN6768

Santiago de Atitlán

DSCN6789

Iglesia de Santiago de Atitlán.

DSCN6328

La parroquia indígena y el curita al fondo. Foto-Roberta.

DSCN6780

Dentro de una iglesia evangelista en Santiago de Atitlán.

Hasta aquí llegó el chickenbuseo, porque del Lago Atitlán cogimos un minibús mochilero que nos llevo aplastaditos y directitos, después de todo un día de viaje, a Copán, al otro lado de la frontera. Honduras nos recibió con un increíble cielo estrellado y unos funcionarios de fronteras que estaban más pendientes del futbol en la tele que de nuestros pasaportes, cosa que se agradece. El pueblo de Copan nos gusto mucho, nos pareció muy real, y también nos gusto las ruinas de la antigua ciudad de Copan, el último yacimiento maya en nuestro viaje, y otra de esas grandes urbes del fascinante mundo maya. No fue el yacimiento más espectacular pero si el más cuidado que hemos encontrado, y allí pasamos una buena mañana dando vueltas y subiendo y bajando templos, además nos enteramos de que existió un rey llamado Madrugada y otro que se llamaba 18 Conejos, y también vimos una ceiba plantada por una princesa japonesa, no sabemos su nombre, pero ceiba en maya se dice yax ché.

DSCN6825

Copán.

DSCN6356

Foto-Roberta.

DSCN6834

Y volvimos a la carretera, a los autobuses, que es lo nuestro, ahora rumbo a Tegucigalpa, una ciudad que solo tiene de bonito el nombre, aunque tampoco podemos juzgar demasiado porque no la vimos mucho, preferimos más la casa de Eva: su sofá, su mecedora, su cocina, su cama (gracias Eva!), su lavadora!, y su gato Gaudí. Eva es una amiga madrileña que lleva trabajando y viviendo cuatro años en Tegu, y tuvo la gentileza y la hospitalidad de acogernos en su casa durante unos días, nosotros correspondimos con nuestras mejores dotes culinarias, yo por fin hice unas tortillas de patata! oe! oe! oe! y Roberta una pasta a la carbonara de rechupete.

DSCN6846

Tegucigalpa.

DSCN6844

DSCN6850

Eva y su gato Gaudí, y nosotros.

En Tegu estuvimos cuatro noches, después de las cuales seguimos nuestro deslizar por el embudo centroamericano, como unas bolitas reboteantes, esta vez hacia León en Nicaragua. Y la atmosfera cambio, Nicaragua es diferente, más tranquila, dejamos un poco atrás el estar pendiente de la seguridad todo el tiempo que nos acompaño por Guatemala y Honduras. León nos recibió con un aguacero espectacular que convirtió las calles en ríos. León es colonial, con las consabidas y consabidas características de las ciudades coloniales que ya he retratado muchas veces, pero distinta, porque los colores eran vivos y la ciudad también esta viva, habitada por gente que es gente. Asi, que le dimos al paseo y al curioseo que es de rigor. También visitamos el museo de la revolución sandinista, un edificio casi abandonado que llevan los veteranos de la guerrilla sandinista, nos lo explico Ernesto, un ex guerrillero que nos conto la toma de León por los sandinistas paso a paso, fue tan literal que yo acabe agotado, asi que decidimos irnos al cine y nos vimos Star Trek! con traducción mexicana, lo que tiene su gracia, que ricas las palomitas.

DSCN6423

Foto-Roberta.

DSCN6404

Foto-Roberta.

Y de León a Granada, sin estar en España. Y sin tapas y sin cañitas cruzcampo mal tiradas… y sin Albaicín. Pero no esta mal, es colonial y tal y cual pero diferente a León, con matices que solo reconoces al recorrerla, ¿o no?. Je!. Mañana nos vamos en barco a una isla que no es colonial, creo, se llama Ometepe, ya os contare…

FSCN6455

Foto-Roberta.

Mientras tanto, si os cuento que el viaje sigue mutando, esta vivo, y coleando, y ya no es sine die, de momento, ya hay lugares que cierran el viajar y hasta fechas para volver a Madrid. El depósito de la gasolina viajera va bajando, y también la cuenta bancaría. El reloj de arena ha comenzado su cuenta atrás y nosotros como granitos de arena nos deslizamos hasta Sudamérica por Centroidem. El lugar final de este Mi gran viaje será Ushuaia, en la Patagonia, la ciudad mas al sur del norte, el Finisterre de este viaje y de este Camino, todo esto definitivamente de momento, y el objetivo es volver a casa en noviembre. Pero aun falta mucho viaje, y muchos lugares: Machu Pichu, Cuzco, Amazonia, Buenos Aires, Bolivia, Salto del Ángel, Iguazu… y muchas ciudades coloniales entre medias je!. Saludos desde el ombligo de América.

DSCN6172

Foto-Roberta.

Para una información más detallada sobre visados, transportes, alojamientos, precios y demás visitad la entrada Datos Prácticos del Viaje III (México y Centroamérica) mayo 09.

Laos y ultimos dias en Asia

abril 24, 2009

Si en el imaginario colectico del pueblo mochilero Vietnam es famoso por sus complicaciones y malas artes, en cambio Laos es conocido por la tranquilidad, la lentitud y el buen rollo. Y es verdad, se cumplio la profecia, el topico de los backpackers. Laos es asi, es la antitesis de Vietnam en los cuentos del pueblo de la Lonely Planet, es tranquila, lenta y sonriente.

dscn5788

Una aldea laosiana cercana a la frontera vietnamita, con sus parabolicas y todo.

(No he podido meter todas las fotos que he querido, definitivamente hay un virus muy jugueton viviendo en mi camara, probablemente vietnamita.)

Despues de nuestra odisea para cruzar la frontera con Vietnam, y tras descartar hacer un trekking en el norte de Laos, decidimos buscar refugio en la tranquila y apacible Luang Prabang, la antigua capital de Laos que se mece entre el rio Mekong y el rio Nam Kham. Luang Prabang no parece una ciudad, parece un poblachon manchego en mitad de cualquier Laos; horizontal y silenciosa, aqui los conductores de vehiculos rodantes no necesitan afirmar su ego a traves del claxon, cosas del budismo, y cosa que se agradece, digo yo. Lo mas destacable de esta ciudad es su atmosfera, que es de color dorado miel con pintas de camuflaje, verde y marron como el Mekong. Para completar el coctel habria que anhadir un punhado de casas coloniales color pastel, una pizca de templos consabidos y una miaja de palacio real. Es una ciudad tonificante (hay que decirlo a lo Bumburi) donde puedes yantar “un buen pescado, que comer a tu lado” (mas Bumburi) en cualquier tenderete de cualquier callejuela llena de gatos sin cola, eso si, acompanhado todo ello con una Beerlao bien fresquita, y big one, la mejor cerveza en siete meses de viaje, sin duda.

dscn5798

El post pescado a su lado.

dscn5825

Puesto callejero muy lirico, en Luang Prabang.

Y de Luang Prabang nos fuimos a Vientiane, la actual capital de Laos. En Vientiane no hay nada que ver, nada especial, solo me llamaron la atencion los puestos de objetos de brujeria en el Talat Sao Market. Pero tuvimos suerte, nos encontramos con una ciudad en fiestas, en todo Laos se estaba celebrando el anho nuevo lunar laosiano, el Bun Pi Mai, y fue esta celebracion el principal aliciente y protagonista en nuestra corta pero divertida estancia en Vientiane. Lo que mas destaca de esta fiesta es que la gente en la calle se tira agua unos a otros, asi de sencillo, en las aceras hay grupos de gente, sobre todo jovenes, con musica, comida y cerveza (que beben con hielo, sacrilegos!) y se dedican a fiestear durante todo el dia, y durante toda una semana, y a tirar agua con mangueras, cubos y pistolas a todo lo que transita por la calle, ya sean coches, motos o peatones. Tambien hay grupos de chavales que recorren las calles en camionetas descapotables desde donde echan agua a todo el mundo. Asi que el momento culminante es cuando se encuentran los “comandos de a pie” con los “comandos sobre cuatro ruedas’, se ponen finos, pero todo ello en un ambiente de muy buen rollo y cordialidad. Nosotros al principio nos manteniamos distantes pero despues de caer en diferentes emboscadas decidimos armarnos y meternos de lleno en la fiesta, je! je! je!…

dscn3898

Ibamos por la calle armados con nuestras pistolas de agua fosforitas recien compradas y mojando a todos, y como diria el Makinavaja o el Popi – Semos peligrosos! y esto va  a ser una matanza etnica del cagalse!! -. La gente fue encantadora, nos invitaron a comer y beber, eso si, antes te mojaban entero, pero un placer, tuvimos por primera vez la sensacion de contacto real con la gente del lugar, asi que nos entregamos en cuerpo y alma a la fiesta y al buen rollo, una maravilla.

dscn3884

Foto>Roberta

dscn3895

En plena emboscada. Foto>Roberta

dscn3885

Aqui no se salva nadie. Foto>Roberta

dscn5882

Llegados a este punto, es necesario preguntarse por que los asiaticos hacen siempre el signo de la victoria cuando les hacen una foto. Si alguien lo sabe por favor que me lo diga.

dscn5880

A mi ej ke se me recalienta el tema y tal, que pasa!!?. Un crack.

dscn5878

Que gente mas maja. Foto>Roberta

Desde Vientiane pillamos un superbus nocturno (desde fuera parecia la nave espacial de ET) que nos llevo a Pakse, y de Pakse nos fuimos a la famosa zona de “las 4000 islas del Mekong”, en Si Phan Don, al sur de Laos, y mas concretamente a la pequenha isla de Don Det. “Las 4000 islas” son famosas por su tranquilidad y exuberancia, y tienen bungalos (con hamacas!!) baratos y muy cucos al borde del Mekong, nuestra idea era descansar alli unos dias antes de volver a Bangkok. El problema fue que hizo muchisimo calor, demasiado, asi que el descanso se vio limitado por la temperatura, pero aun asi estuvo muy bien. Don Det es un lugar muy especial donde abusamos de la hamaca, a pesar de los sudores, y de las Beerlao fresquitas, benditas sean. Uno de los dias nos dimos un giro en bici por toda la isla pero la mayor parte del tiempo lo pasamos de tranqui en el bungalo, teniamos una vista genial del rio y los atardeceres eran espectaculares, a nivel cromatico han sido los atardeceres (dicese tramonti en la lengua de Dante) mas espectaculares de lo que llevo de viaje. De camino a Don Det nos reencontramos con Tere y Eusebi, asi que fuimos buenos vecinos de bungalo y ademas celebramos el cumple de Eusebi, 61 anhazos, hubo cena de cumpleanhos con ‘tarta” y todo, donde cayeron chupitos de Lao Lao (aguardiente laosiano) y las consiguientes Beerlao; a mi me toco trapichear previamente para que las ladies se fumaran un “cigarrito de la risa a las finas hierbas” durante la cena, aunque mas que risas les provoco silencio ja! ja! ja!… blancas como la pared se quedaron.

Para una información más detallada sobre visados, transportes, alojamientos y demás consultar la entrada Datos Prácticos del Viaje II (Indochina), febrero 09.

dscn5961

Atardecer en el Mekong. Foto>Roberta

dscn5998

El cumple de Eusebi. Foto>El camarero

Y volvimos a Bangkok. Viaje circular y circulo que se abre de nuevo. Bangkok se ha convertido en un eje del viaje asiatico. Ha sido la sala de espera a Birmania, a Roberta y al viaje con Roberta, y ahora es la sala de espera para el gran salto en mi gran viaje, un salto de rana por el Pacifico que me llevara a Taiwan, Los Angeles y finalmente a Mexico DF. Y Bangkok tambien ha sido el lugar de la despedida con Roberta, hace un par de dias que se marcho de vuelta a Roma. Hemos estado muy a gusto viajando juntos durante estas seis semanas, aunque me ha tenido que soportar de vez en cuando porque no es facil viajar con alguien que lleva tantos meses viajando solo, y si encima soy yo peor, soy muy cabezon y mandon. Simplemente ha sido perfecto. Ciao Roberta! nos vemos en el camino entre Roma y Madrid, el mismo que pasa por Mansilla de Mulas.

dscn5842

By Roberta> He sonhado un buda tumbado que me miraba con ojos entrecerrados; he sonhado perderme entre perfiles de piedra con rostros desconocidos; he sonhado sonrisas y miradas de ninhos y juegos de agua con antiguas marionetas… y ademas he sonhado calles y rincones en la noche, que chirriababan bajo la luz de cien faroles; he sonhado mercados de dia llenos de cestas y colores… y voces. He sonhado un dragon volante que me llevaba entre islas de bruma… y yo era la bruma… me disipaba por campos de arroz. He sonhado un rio largo y silencioso que fluia entre orillas de seda… donde mujeres cansadas comian comida de mil perfumes. He sonhado fiestas en la calle llenas de gente muy alegre y con el suelo mojado de agua y cerveza. He sonhado un pequenho oasis de luz y silencio… donde los rayos del Sol mueren despacio en un lugar que se llama Mekong. He sonhado anoche… sin tierra debajo de mi, y sin moverme. Ahora, despierta, pienso que me gustaria volver a dormir… y de nuevo sonhar lugares y paisajes, con gente con rastros en la caras, con calles y ruidos, con amaneceres y nuevos atardeceres, con comidas y sabores… y arboles raros y lagartijas por todos los lados…”Quissà se era sonno e sogno non era…”.

dscn3713

Foto>Roberta

Asi que he vuelto a mi soledad previa. Pero esta vez va a ser una soledad diferente, porque el viaje va a ser diferente, ha cambiado. Cuando sales de viaje tienes una idea sobre el viaje y tus motivaciones para realizarlo, es el viaje consciente, el inicial. Pero tambien esta el viaje oculto, las motivaciones inconscientes del viaje, llevandolo al extremo se podria decir que se viaja para saber por que viajas?, al partir no conoces tus razones inconscientes pero ya van contigo, van apareciendo durante el viaje, poco a poco, un poco en una hoguera nocturna de Kudle Beach, otro poco en un largo viaje en tren por India… El camino te acaba dando lo que necesitas y no lo que buscas, cosas de flechas amarillas. Y afortunadamente encontre lo que necesitaba y tambien lo que buscaba, eran flechas amarillas paralelas que no se conocian.

Sali buscando conscientemente cumplir un suenho de toda la vida, viajar durante largo tiempo y solo, hacia Oriente. Buscaba conocer nuevos lugares y paises, conocer las maravillas que esconde nuestro planeta, y sobre todo aprender, de mi y del entorno. Tambien buscaba la deriva, dejarme llevar, sin rumbo pero con brujula, esto me atraia mucho, un cierto deseo de abandono… Y despues vino el viaje oculto y me fue diciendo cosas al oido, y me dijo que buscaba soledad, que la necesitaba, para experimentarla integramente y para tener tiempo para mi, que necesitaba distancia, salir de mi tierra, de Madrid, y separarme de mi gente para mirar todo con perspectiva. Como un cohete que busca salir de la gravedad del planeta Madrid para poder elegir. Quizas el objetivo de este viaje sea elegir Madrid, quizas. El viaje por Asia ha sido por lo tanto un viaje marcado por la soledad, por la deriva subjetiva, por la introspeccion, Asia es perfecta para eso, sobre todo la India.

dscn33181

Foto>Roberta

En Myanmar hice la primera evaluacion del viaje, lo necesitaba, fue el primer mirador sobre el viaje. Y llegue a la conclusion de que me habia llenado de soledad, mi copa estaba llena, de que no queria mas, al menos no la misma, ahora tocaba otra cosa. Y tambien me di cuenta de que no queria mas deriva subjetiva, ya era suficiente. Asi pues el viaje ha mutado, mis motivaciones han cambiado, y tambien mis objetivos. Mis planes sobre viajar a America y recorrerla de Norte a Sur siguen intactos, pero quiero viajar distinto, mas abierto y objetivo, quiero mezcla y rumbos conscientes, y America es perfecto para esto, sobre todo porque hablan mi lengua y por su situacion actual. Si antes era un viaje intimo ahora va a ser colectivo, social, hacia fuera. Sudamerica  es ahora mismo un autentico laboratorio politico y social del mas inmediato futuro mundial, al menos hasta que Europa despierte cuando traspase su linea roja, nuestra linea roja, el cambio mundial que vivimos y que solo acaba de empezar en America esta mas adelantado, mas acentuado. Y yo quiero conocerlo de primera mano, comprenderlo. Quiero recorrer el continente de arriba a abajo como si fuera un escaner, un escaner social, economico y politico. Aprendiendo, y aprehendiendo, al maximo de todas las experiencias, contextos y dinamicas que se estan desarrollado en el continente, buscando certezas y conclusiones, y el blog va a ser el reflejo de todo ello. Asi pues, el viaje se curva enormemente y cruza el Pacifico, dobla la esquina y se planta en America, golpe de timon, salto mortal, pirueta y cambio radical de cultura. El viaje se refunda y se reinventa, se forja de nuevo…

30003417501

Y me da por pensar que entro por el Camino de Santiago en Castilla, bajando por los Montes de Oca. Y llego a geografias amigas, con nombres de mi tierra, de mi lengua…Y miro lejos y veo una ciudad en el Cono Sur que se llama Santiago, y unas gentes que nos llaman gallegos, y un Finisterre colosal, La Tierra del Fuego, y un nombre sugerente Ushuaia… Pero aun falta mucho para esto, acabamos de entrar en Castilla, en el corazon del viaje, y todo puede cambiar, afortunadamente.

Manhana al mediodia cojo el vuelo a Mexico. Mi primer objetivo es Colima, en la costa del Pacifico, alli okupare durante algunos dias la casa de Alex, un buen amigo de los Lavapieses que esta trabajando por esos lares. No sabe lo que se le viene encima. Ya os contare.

Solitudine transit

enero 1, 2009

Antes de ayer cumpli treinta y tres anhos, la edad de cristo. Asi que acabo de comenzar mi trigesima cuarta vuelta al Sol montado en este planeta azul al que llamamos Tierra en vez de Agua (todo esto sin contar los nueve meses que me pase en el vientre de mi madre [un beso mama!!] mas quince dias de retraso, y ej que se estaba muy a gustito alli). Pero hay mas aniversarios: hace cuatro dias que mi gran viaje cumplio tres meses y dentro de otros cuatro cumplira los primeros cien dias, segun me han contado, y he leido, este es un momento importante en un viaje, ya tiene memoria y personalidad, el viaje oculto (ya hablare de esto) se va dejando ver y uno, el viajero, ya ha interiorizado el viaje, ahora mi vida es este viaje. Hasta el blog esta de aniversario, acaba de cumplir dos mil visitas!, increible e inesperado. Tambien hace cinco dias que el ejercito de Israel lleva bombardeando Gaza, cinco dias, 400muertos y 1900 heridos, y nadie hace nada… Y ademas estan las fiestas: nochebuena, navidad, nochevieja, anhonuevo… Asi que con tantos aniversarios y fiestas he decidido dar vacaciones a las palabras, tambien ellas tienen derecho, digamos que estoy en servicios minimos, espero cumplirlos.

Aunque parco en palabras os quiero dar contenido, asi que os voy a mostrar dos claves fundamentales de mi viaje, las dos las encontre en el Camino de Santiago que recorri justo antes de partir: una de ellas es la pequenha vieira que llevo colgada de mi cuello, es de la playa de Finisterre y la encontro para mi una brujita calabresa, justo despues de la foto que aparece en el Portico del viaje. Esta pequenha vieira es mi estrellita, mi flecha amarilla personal, mi rumbo en este viaje… y probablemente sea muchas mas cosas que ahora desconozco… La otra clave es una cancion, ya os he hablado de ella, es mi cancion fetiche, Soledad de Jorge Drexler, y me la descubrio otra brujita, esta vez siciliana, en las cercanias de la catedral de Leon. Esta cancion es la banda sonora central de mi viaje, un mensaje que me recuerda que este viaje es un viaje en soledad y hacia la soledad, alumbrado por mi estrellita…

dscn3101

mi estrellita.

Y la cancion, espero que os guste…

Soledad,
aqui estan mis credenciales,
vengo llamando a tu puerta
desde hace un tiempo,
creo que pasaremos juntos temporales,
propongo que tu y yo nos vayamos conociendo.

Aquí estoy,
te traigo mis cicatrices,
palabras sobre papel pentagramado,
no te fijes mucho en lo que dicen,
me encontrarás
en cada cosa que he callado.

Ya pasó
ya he dejado que se empañe
la ilusión de que vivir es indoloro.
Que raro que seas tú
quien me acompañe, soledad,
a mi, que nunca supe bien
cómo estar solo.

 Jorge Drexler. Soledad. Del disco  12 segundos de oscuridad

Portico del viaje

octubre 1, 2008

Desde pequenho siempre he sonhado con hacer un gran viaje, un viaje hacia Oriente y sine die, conociendo la fecha de inicio pero sin saber cuando terminara. Aun conservo mi viejo atlas lleno de trazos y bosquejos de hipoteticos itinerarios, y desde hace anhos tengo una carpeta en la que pone GV (gran viaje) donde he ido metiendo articulos, apuntes e ideas que me iban surgiendo para el posible viaje. El caso, es que en los dos ultimos anhos todo se ha ido colocando y confabulando, con mi ayuda, para que se dieran las condiciones perfectas para el viaje, y aqui estoy, en la exuberante y agobiante Delhi, en el portico del viaje, en el tercer dia de mi gran viaje.

El que escribe, poco antes de llegar a Finisterre por el Camino de Santiago (13.9.08), mas feliz que ortiz

La premisa es viajar dejandome llevar, intentando fluir, buscando las flechas amarillas, el calorcito, ir construyendo el viaje dia a dia, paso a paso. Aun asi, si es cierto que tengo un viaje ideal en mi cabeza, con lugares y paises que quiero visitar y conocer, pero solo es un boceto que me sirve de rumbo. Quiero recorrer India, Nepal y Tibet, despues me gustaria pasarme a Indochina y viajar por Tailandia, Camboya, Myanmar, Laos y Vietnam; mas tarde quiero dar el salto a America del norte y desde alli ir descendiendo y recorriendo el continente. Esto es lo que ahora me gustaria y me orienta pero estoy abierto a que todo cambie, el objetivo supremo es hacer lo que me de la gana, por lo que todo puede ocurrir. Los limites: el dinero, los visados, yo y los limites que desconozco.

Este blog nace con la idea de compartir esta experiencia, de la necesidad de expresarla, de contarla, de hecho es parte del viaje. Tambien me encantaria que sirviera para animar a que mas gente desempolvara carpetas olvidadas. No sera este blog un lugar cartesiano y reglado que narre ordenadamente lo que vaya ocurriendo, sino simplemente un reflejo subjetivo de mi viaje.